El Barça, ante la hora decisiva

Ampliar

Ha llegado el gran momento para el Barcelona de Xavi Hernández (sigue el partido en directo en As.com). La hora decisiva en la que el equipo, después de meses de vivir instalado en un pensamiento mágico basado en el “y si…” debe afrontar el futuro de la temporada a un partido en el que sólo vale la victoria, sea en el tiempo reglamentario, la prórroga o en la tanda de penaltis para superar el 1-1 de la ida.

Esta noche, en el Estadi Olímpic (21:00 horas por Movistar Liga de Campeones) el Barcelona se juega más que el pase a los cuartos de final de la Champions ante el Nápoles después de siete meses que sólo han servido para descontar títulos. Primero se cayó en la Supercopa goleado por el Real Madrid, luego fueron eliminados de la Copa por el Athletic en la prórroga y finalmente, el equipo se fue diluyendo en LaLiga, donde está tercero de la tabla a ocho puntos del Real Madrid.

Queda, por tanto, la Champions League como solución a la temporada tanto a nivel deportivo, como a nivel económico, lo que añade presión al envite.

Deportivamente, la cosa está clara. La Champions es la única opción del equipo blaugrana de acabar dignamente la temporada aunque a día de hoy nadie se plantee seriamente ganarla. Lo que es obligatorio es seguir en la carrera. Este es uno de los objetivos que se marcó Xavi cuando hace un mes anunció que a final de temporada abandonaría el banquillo del Barça. A “día de hoy” nada ha cambiado en este aspecto, pero no superar esta ronda podría precipitar los acontecimientos y señalaría ya la temporada como un fiasco a 12 de marzo.

El técnico quiso excluirse de esta ecuación ayer en la rueda de prensa previa al partido cuando afirmó que “lo importante no soy yo, es la entidad”.

Y tiene razón, pero por motivos que van más allá del aspecto deportivo. En el partido de esta noche también hay mucho dinero en juego. Y en lo que respecta a esta cuestión, el Barça no puede permitirse ninguna alegría.

Economía en juego. Ante las pérdidas que se adivinan (también) en este ejercicio a causa de la falta de facturación del Museu y de la venta de entradas en Montjuïc, que van por debajo de lo presupuestado, y el impago de los 40 millones de Libero por Barça Media, con los que ya se contaba, quedar eliminados en octavos de final de la máxima competición europea sería desastroso por varios motivos.

Para empezar, porque en el presupuesto de la temporada está previsto acceder a los cuartos de final y los 10,6 millones que supone el pase se deberían de descontar del balance en caso de fracaso.

A esos deberían restarse los 50 millones que el Barcelona daría por perdidos al ya tener imposible su participación en el próximo Mundial de Clubes de la FIFA. Tampoco en caso de pasar ronda, el Barça tendría asegurado su billete, porque faltaría que el Atlético de Madrid no superara al Inter y que el Barça accediera a semifinales. Un castillo de naipes a medio construir, que puede derrumbarse esta noche en caso de derrota.

Para afrontar esta hora decisiva, Xavi sigue sin recuperar jugadores y sus esperanzas siguen centradas en que veteranos como Lewandowski y Gündogan den su mejor versión al lado de dos talentos adolescentes como Cubarsí y Lamine Yamal. Eso, y que ante la cercanía del partido del Metropolitano, João Félix se ponga las pilas otra vez.

Desde que Xavi anunció que se iba tras caer en casa contra el Villarreal, el Barcelona ha tenido mejores números que sensaciones. No ha perdido ningún partido y ha taponado la hemorragia de goles que tanto le lastraba. Lo mismo que ha hecho el Nápoles desde que se incorporó Calzona, que ha conseguido activar a Osimhen y a Kvaratskhelia en la hora decisiva culé.

Líderes
Recuperaciones de posesión

You May Also Like

About the Author: Muhammad Idham