Modric le hace un ‘mataleón’ al Sevilla

El peor Sevilla de la historia reciente sigue siendo un ejemplar competitivo magnífico. El Madrid tuvo que recurrir al recurso más inesperado, el truco quizá menos previsible de su amplio repertorio, para desbaratar el excelente ejercicio defensivo de Quique. Pero Modric no se apaga. Hablando de amor por la competición, el croata podría escribir una enciclopedia. Es un renegado, se resiste con cabezonería balcánica a que su edad pese más que su inacabable talento.

Luka se irá cuando acabe la temporada, o no, pero en su vocabulario la palabra ‘rendirse’ en casi ofensiva. Su entrada en el minuto 73 iba a meter un tajo a lo tejido por Quique. El sobrino de Lola Flores identificó desde el principio que a este Sevilla lo salvaba más la practicidad que el arte. Para el Bernabéu metió hilo (línea de cinco, con Kike Salas, Ramos, Badé y por delante Soumare y Sow) y aguja (Nyland) para suturar la hemorragia en defensa que arrastraron sus antecesores en el campo. Ideó una Línea Maginot en el Bernabéu que tuvo algo más éxito que la histórica en la Segunda Guerra Mundial. De no ser por Modric, resistió al equipo que dos jornadas antes le había hecho un siete al Girona.

Con todo y con eso, la primera jugada a los diez segundos de partido anunciaba emociones fuertes y fue un espejismo. La única galopada medianamente libre de Vinicius dejó por los suelos a Jesús Navas. Ninguna de las dos cosas volvió a repetirse. Tampoco el esperado duelo entre Vini y Ramos. Su primer vis a vis al minuto 5, casi un mano a mano, lo sacó con velocidad y oficio el camero, deslizándose como si aún fuera el chaval del famoso traje blanco llegando a la Selección. “El capitano”, como le llama Ancelotti, fue al principio un ladrillo más del entramado sevillista. Ambientalmente, transitó de un homenaje light a recibir pitidos de Chamartín. Pero según cayeron los minutos, su experiencia fue la argamasa del Sevilla hasta que se agrietó en el gol de Modric.

La cosa bien podría haber sido diferente si el Sevilla se hubiera parecido más a aquel de finales de 2003 hasta el ocaso de 2009, que era Freddy Krueger, Jason Voorhees y Michael Myers en uno. Ganó más partidos, diez, de los que perdió contra el Madrid, seis. Pero aquello parece un pasado remoto. El paso de los móviles Nokia con el juego de la serpiente a la era de la inteligencia artificial le ha sentado mucho mejor al Madrid. Y al Sevilla, peor pasar de Kanouté a En Nesyri.

Su fallo gordo al cuarto de hora era de los que pueden marcar los biorritmos de un partido. Se buscó bien el hueco entre Nacho y Mendy, que será el mejor en el dos contra uno, según Carletto, pero cojeó esta vez en el uno contra dos. En Nesyri es un ariete que sólo se sabe un acorde, los goles de cabeza. Esta vez era por abajo y para su pierna mala y casi mandó la pelota al tercer anfiteatro.

A esas alturas, el partido se jugaba mirando también al trencilla. Díaz de Mera sólo tuvo de tranquilo el sujetarle el cinturón de campeón a Topuria en el saque inicial. Anuló un gol a Lucas Vázquez por falta previa de Nacho en el que el VAR sí, Var no, duró cuatro minutos. Luego logró desesperar a Ancelotti y algo insólito: que Kroos dejase con 34 años la imagen más colérica de su carrera, una protesta furibunda en la que arruinó su siempre impoluta raya del pelo.

Un partido pastoso cuando el Madrid quería alunizar en el área sevillista, por lo que lo intentó desde lejos. Primero un inesperado zurdazo de Tchouameni amenazó a Nyland y especialmente un picotazo desde lejos de Valverde ante el que el noruego sacó una espléndida zurda granítica.

25/02/24 PARTIDO PRIMERA DIVISION 
REAL MADRID - SEVILLA 
SOW ANDREY LUNIN

Ampliar

<span class="mm__cap__txt">25/02/24 PARTIDO PRIMERA DIVISION &#13;<br /> REAL MADRID &#8211; SEVILLA &#13;<br /> SOW ANDREY LUNIN </span><span class="mm__au">JESUS ALVAREZ ORIHUELA</span><span class="mm__src">DiarioAS</span>

Lunin, Nyland y el dinamismo

Pasó poco en la primera parte y se fue sonriendo Quique al vestuario. Encantando, como Hannibal Smith, de que los planes salieran bien. Mediado el pleito, que decían los clásicos del cuadrilátero (o ahora, el octógono), el Sevilla lo encaminaba al nulo. Poco le duró a Quique. Nada más volver a la faena para el segundo acto, de nuevo Valverde y ahora al poste. En vez de la testosterona, pasó a mandar la velocidad. Y ahí una contra nervionense engatillada por Isaac se encontró a apenas un metro la rodilla derecha, sacada por puro instinto, de Lunin. Courtois empieza a ver su puesto peligrar. Seriamente.

Nyland también se unió a la fiesta, con un paradón a un intento con la zurda de Vinicius. El brasileño buscó acto seguido otro como el que le hizo al Girona. Tanto ir y venir terminó con el gemelo derecho de Díaz de Mera. Cambio, y el cuarto árbitro, Fernández Buergo, adentro. Profesor de Formación Profesional en Llanes (Asturias), entró con ojitos de Bambi. Los cinco minutos hasta que agarró el silbato mandaron el ímpetu del Madrid y el dinamismo del partido a la nevera. Lo quiso meter Kroos en el microondas con una falta a dos palmos de la línea del área grande… que sacó de cabeza Ramos. El camero sabe mejor que nadie a dónde van las roscas de su amigo alemán.

Ancelotti parecía atenazado, pero apostó por la carta Modric, mientras Quique, a la par, sustituía a un fundido Isaac. Bingo para el italiano. La derecha inmortal de Luka impide que Barça y Girona vuelvan a merodear esta Liga. Su mataleón al Sevilla, KO por sumisión casi a los postres, seguro que le gustó a Topuria.

Cambios

Luka Modric (74′, Nacho), Suso (74′, Óliver Torres), Juanlu Sánchez (74′, Jesús Navas), Alejo Véliz (74′, Isaac Romero), Dani Ceballos (89′, Brahim Díaz), Adnan Januzaj (90′, Lucas Ocampos), Tanguy Nianzou (90′, Kike Salas), Álvaro Rodríguez (93′, Rodrygo)

Tarjetas

Arbitro: Isidro Díaz de Mera Escuderos
Arbitro VAR: Pablo González Fuertes, Eduardo Prieto Iglesias
Kroos (34′,Amarilla) Lucas Ocampos (69′,Amarilla) Nianzou Tanguy Kouassi (90′,Amarilla) Djibril Sow (97′,Amarilla)

You May Also Like

About the Author: Muhammad Idham